Group 17

Emprender como persona física vs. persona moral: diferencias legales

Picture of Alondra Lozada
Alondra Lozada
Emprendedor
Apr 24, 2024 8:00:00 AM

Blog - Sociedades (3)

Al iniciar un nuevo negocio en México, uno de los primeros desafíos que enfrentan los emprendedores es decidir si deben operar como persona física o persona moral. Esta elección tiene implicaciones significativas, que pueden afectar la responsabilidad personal, las obligaciones fiscales, legales y las oportunidades de crecimiento futuro.

En este artículo, analizaremos las diferencias clave entre estas dos estructuras legales para ayudarte a tomar una decisión informada para tu negocio.

 

¿Qué es una persona física?

Una persona física es un individuo o ser humano con capacidad legal para actuar por sí mismo. Y como tal, cuenta con derechos y obligaciones que cumplir ante el Estado.

Cuando una persona física comienza un negocio o realiza actividades comerciales o empresariales para terceros, se le considera un empresario individual o un trabajador independiente. Asimismo, las personas físicas se identifican legalmente por su nombre. Lo que quiere decir que no existe una separación legal entre la persona y su negocio, es decir, el individuo es responsable ilimitadamente de todas obligaciones y deudas contraídas.

¿Qué es una persona moral?

Una persona moral, por otro lado, es una entidad jurídica creada por la ley para que una o más personas físicas y/o morales, se integren para llevar a cabo actividades comerciales o sin fines de lucro. 

A diferencia de una persona física, una persona moral no es una persona real, sino una entidad ajena a las personas que la conforman. Es decir, tienen responsabilidades, derechos y obligaciones propias, separadas de las de sus socios o accionistas. 

Estas entidades se identifican ante la ley a través de una denominación o razón social previamente autorizada por la Secretaría de Economía, y se les conoce principalmente por sociedades mercantiles o civiles.

También te puede interesar >> Regímenes fiscales para las sociedades mercantiles

¿Cuál es mejor opción para iniciar un negocio?

La elección entre emprender como persona física y persona moral, depende de diversos factores, como el tamaño y tipo de negocio, la responsabilidad que estés dispuesto a asumir, la carga fiscal, entre otros.

Si optas por operar como persona física, tendrás una mayor flexibilidad y simplicidad en términos de cumplimiento legal y fiscal. Sin embargo, también serás personalmente responsable de todas las deudas y obligaciones del negocio. Esto significa que tus bienes personales podrían estar en riesgo en caso de problemas financieros o legales. Además, en caso de necesitar capital, las probabilidades de obtenerlo son muy bajas, ya que las principales fuentes de financiamiento, solo están dirigidas a personas morales.

Por otro lado, si eliges establecer tu negocio como persona moral, podrías tener una limitación de responsabilidad, lo que significa que tu patrimonio personal estaría más protegido en caso de problemas financieros o legales. Además, puedes acceder a múltiples fuentes de financiamiento e inversión, tasas de interés preferenciales, mejores clientes y a una estructura definida que facilita la toma de decisiones, la asignación de responsabilidades, obligaciones, beneficios y la gestión.

Sin embargo, el proceso de conformación de la sociedad y cumplimiento legal/fiscal de una persona moral suele ser más complejo y costoso.

Ahora ya conoces las diferencias de emprender como persona física o como persona moral. Si quieres recordarlas fácilmente, aquí te las compartimos nuevamente:

Prueba 03 (1)

 

 

En conclusión, al emprender un nuevo negocio en México, es crucial comprender las diferencias legales entre operar como persona física o persona moral. Mientras que las personas físicas ofrecen simplicidad y menor carga de responsabilidades y obligaciones, las personas morales brindan beneficios como la formalidad, la responsabilidad limitada y mayor potencial de crecimiento.

En última instancia, la elección depende de tus circunstancias y objetivos particulares. Te recomendamos siempre buscar asesoría legal y fiscal profesional antes de tomar una decisión.

Nueva llamada a la acción