Group 17

¿Qué es el capital social de una empresa?

Picture of Cristo Martínez
Cristo Martínez
Constitución de empresas
Mar 27, 2024 8:00:00 AM

Blog - Capital social

Al iniciar una empresa en México, es fundamental comprender el concepto de capital social. Este elemento esencial no solo influye en la constitución legal de la empresa, sino que también juega un papel crucial en su funcionamiento y desarrollo a lo largo del tiempo.

En este artículo, exploraremos en detalle qué es el capital social, los diferentes tipos de capital social, su importancia para la constitución de una empresa, cómo se determina y cuál es el capital social mínimo exigido.

¿Qué es y para qué sirve el capital social?

El capital social de una empresa es el monto de dinero y otros bienes o derechos patrimoniales susceptibles de ser valorados económicamente, que los socios o accionistas aportan a una sociedad mercantil, ya sea en el momento de su constitución o más adelante. Es una forma de financiamiento inicial que permite poner en marcha el negocio y cubrir los gastos iniciales.

Este capital social puede ser aportado en efectivo, activos fijos, maquinaria, equipo, entre otros. Estos aportes se registran en los libros contables de la empresa y representan la propiedad de los socios sobre la empresa.

Sus dos principales funciones son:

1. Permitir que la empresa ponga en marcha sus actividades y pueda cubrir sus gastos iniciales. 

2. Funciona como garantía de la empresa frente a terceros: en caso de contraer deudas, la sociedad responde con el capital social de que disponga.

Tipos de capital social

Existen diferentes tipos de capital social que pueden ser aportados por los socios o accionistas de una empresa. Algunos de los tipos más comunes son:

1. Capital social en efectivo: Los socios aportan dinero en efectivo como capital social.

2. Capital social en especie: Los socios aportan bienes tangibles (muebles e inmuebles) como capital social, como por ejemplo maquinaria, equipo o vehículos.

3. Capital social en derechos: Los socios aportan derechos sobre bienes o servicios como capital social, como por ejemplo derechos de autor.

Estos son solo algunos ejemplos, pero el capital social puede ser aportado de diferentes formas según el acuerdo entre los socios o accionistas.

Importancia del capital social para la constitución de una empresa

El capital social es fundamental para la constitución legal de una empresa, ya que demuestra el compromiso financiero de los socios o accionistas con el proyecto empresarial. Además, el capital social proporciona una base sólida para el crecimiento y la estabilidad financiera de la empresa, así como para la protección de los intereses de los inversionistas.

El capital social es fundamental para la constitución legal de una empresa, ya que proporciona los recursos financieros necesarios para iniciar las operaciones negocio.

Sin un capital social adecuado, puede resultar difícil o incluso imposible abrir una cuenta de banco a nombre de la empresa o cubrir los gastos iniciales, como la adquisición de activos fijos, el pago de salarios y la inversión en marketing y publicidad.

¿Cuál es el capital social mínimo exigido?

Actualmente, la Ley General de Sociedades Mercantiles no establece un capital social mínimo exigido. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no siempre es bueno comenzar con una cantidad baja, ya que el capital social que aportes es el valor de tu empresa frente las demás personas, es decir, entre más alto sea tu capital social, puedes acceder a mayores beneficios (préstamos inversiones, etc.)

¿Cómo se determina el capital social?

En general, para el capital social, no hay como tal una fórmula para calcular la cantidad ideal, los socios aportan la cantidad que desean.

Aunque, es importante mencionar que con base en el capital social aportado por cada socio, se determina el porcentaje de participación que le corresponde a cada uno en la empresa, es decir, qué parte de la propiedad les corresponde, sus derechos de voto, participación y beneficios.

Su determinación debe tomar en cuenta varios factores, como la naturaleza del negocio, los gastos iniciales estimados, las necesidades de financiamiento a corto y largo plazo, y el número de socios o accionistas.

Es importante realizar un análisis detallado de las necesidades financieras de la empresa y establecer un capital social que sea suficiente para cubrir dichas necesidades, pero sin ser excesivo.

Una vez determinado el capital social en el acta constitutiva, los socios o accionistas deben realizar los aportes correspondientes en una cuenta bancaria a nombre de la sociedad.

QUIERO CONSTITUIR MI EMPRESA